9 Mayo, 2014

www.drvernetta.com

Este es un tema que va a dar mucho que hablar en los próximos meses. En el número de este mes de mayo de la revista Journal of Psychiatric Research se ha publicado el estudio más completo hasta la fecha sobre el efecto de la toxina botulínica sobre el estado de ánimo.

Se trata de un estudio con 74 pacientes diagnosticados de depresión mayor que se sometieron a un tratamiento con la inyección de una sustancia en sus músculos del entrecejo (a la mitad se les inyectó placebo y a la otra mitad toxina botulínica en un diseño de estudio a doble ciego).

Los investigadores han demostrado que el tratamiento con toxina botulínica es capaz de mejorar los síntomas de una depresión mayor en más de un 50%.

Este trabajo ha demostrado algo que ya intuíamos cuando nuestras pacientes nos referían que tras un tratamiento de este tipo para eliminar sus arrugas se sentían enfadadas o tristes en menos ocasiones que antes del tratamiento.

De hecho, Darwin, en una de sus teorías evolutivas asociaba el control de las expresiones faciales con una modulación efectiva de las emociones. Parece que el cerebro trata de amoldarse cuando no es capaz de expresar físicamente una emoción como el enfado o la tristeza.

De la misma forma, muchos terapeutas llevan años afirmando que la risa inducida produce efectos beneficiosos sobre el estado de ánimo.

Hasta ahora no existían evidencias científicas de peso apoyadas por un estudio bien realizado para poder asegurar estos efectos. Desde hoy, al menos a lo que atañe a la toxina botulínica, ya contamos con esas evidencias.

Algo muy interesante de este estudio es que se ha podido constatar que la mejoría en los síntomas de la depresión se produce por una vía distinta a la que usan los fármacos antidepresivos más usados (la inhibición de la recaptación de serotonina), por lo que la toxina botulínica podría potenciar de forma paralela el efecto de estos fármacos (sinergia).

Todavía estamos lejos de que se apruebe este tratamiento como terapia antidepresiva pero cada vez descubrimos nuevas y fascinantes aplicaciones de este producto casi mágico.

Fuente:

Finzi, E. Treatment of depression with onabotulinumtoxinA: A randomized, double-blind, placebo controlled trial. Journal of Psychiatric Research Volume 52, Complete , Pages 1-6, May 2014