23 enero, 2014

Rejuvenecimiento manos
A menudo les prestamos menos atención de la que merecen pero nuestras manos nos delatan.

En ellas podemos adivinar la edad o la profesión de una persona y, a menudo, no las cuidamos tanto como deberíamos.

La edad se muestra de forma evidente en las manos de una persona, aparecen manchas y la piel se vuelve más delgada, haciendo más visibles los tendones y los vasos sanguíneos.

Muchas veces nos encontramos con personas que prestan mucha atención a rejuvenecer su rostro pero que piensan que para las manos no existe ninguna solución. La verdad es que eso es completamente falso.

Actualmente disponemos de varios tratamientos que, solos o en combinación, consiguen mejorar de forma dramática el aspecto de nuestras manos. En primer lugar, podemos realizar un peeling químico o un tratamiento con laser para mejorar el aspecto externo de la piel, atenuando manchas y uniformizando el tono.

Por otro lado, podemos inyectar ácido hialurónico muy fluído en las capas internas de la piel del dorso de las manos, de forma que conseguimos aumentar el grosor y la tersura de la dermis, mejorando drásticamente su aspecto y disimulando los tendones y venas que se aprecian en las manos añosas.

De esta forma, podemos conseguir un aspecto totalmente rejuvenecido en una de las zonas que más se deteriora con el paso de los años.