19 Julio, 2015

www.drvernetta.com

Hoy nos hacemos eco de una noticia de plena actualidad: el tratamieo de la parálisis facial con técnicas de medicina estetica.

El pasado 18 de junio, una publicación en la prestigiosa revista JAMA Facial Plastic Surgery demostraba que el relleno labial con ácido hialurónico es capaz de aumentar la fuerza y la función de los labios en pacientes con parálisis facial unilateral.

La parálisis facial tiene múltiples causas y supone una pérdida de la inervación de los músculos de una mitad de la cara. Esta condición lleva a una atrofia progresiva de estos músculos, a una asimetría facial estéticamente evidente y a una falta de función en zonas tan importantes como el correcto cierre de los párpados y la boca.

Las técnicas quirúrgicas para corregir una parálisis facial son muy complejas (habitualmente son necesarias técnicas microquirúrgicas, de las que hablamos en nuestro post anterior) y, a menudo, poco eficaces.

Esto hace que muchas veces planteemos tratamientos de medicina estética de una baja complejidad técnica y con relativamente buenos resultados.

Por un lado, podemos inyectar bótox de forma muy selectiva en los grupos musculares que hagan un esfuerzo excesivo o que se contraigan de forma irreguar. Por otro lado, podemos inyectar distintos tipos de ácido hialurónico para recuperar e volumen perdido por los músculos atróficos, levantar determinadas regiones faciales o rellenar los labios para recuperar la función de “cierre” bucal.

En nuestra experiencia, todas estas técnicas mejoran notablemente la apariencia estética de los pacientes con muy pocos riesgos y de forma completamnte ambulatoria, aunque realmente no recuperan ninguno de los músculos afectados.

La novedad de este artículo publicado en JAMA es que, por primera vez, se demuestra objetivamente un efecto positivo del relleno labial con ácido hialurónico en cuanto a la fuerza de cierre bucal. Hay que tener en cuenta que este es uno de los problemas más incómodos para los pacientes con parálisis facial puesto que un mal cierre bucal produce un escape de saliva a través de la comisura.

Una vez más, vemos que es importante individualizar; en algunos casos de parálisis facial recurriremos a técnicas quirúrgicas complejas como la reanimación facial con nervios y músculos extraídos de la extremidad inferior y, en otros casos, podremos tener resultados satisfactorios con unas simples inyecciones de ácido hialurónico y botox.