21 Agosto, 2016

www.drvernetta.com

 

Hace unos meses que fui papá por primera vez. Desde luego es una experiencia maravillosa y emocionante tanto para el padre como para la madre. Pero en medio de estos momentos de alegría se me ocurre que muchas veces las mujeres renuncian voluntariamente a lucir un cuerpo bonito a cambio de experimentar esta gran experiencia.

Últimamente son muchas las actrices o modelos que han decidido mostrar sus cuerpos tras el embarazo en las redes sociales para concienciar a las mujeres de que se puede vivir sin complejos durante esta etapa de la vida.

Es algo de lo que no se habla abiertamente pero debemos ser honestos, el cuerpo de una mujer cambia mucho durante el embarazo y tras el parto. En algunas mujeres estos cambios se recuperan casi al 100% pero en la mayoría de casos esto no ocurre y es fuente de complejos y malestar.

El abdomen puede distenderse, los pechos pueden caer y vaciarse, la zona genital puede sufrir distensión y descolgamiento, pueden aparecer estrías, etc…

Ocultar esta verdad no hace bien a nadie y menos cuando existen soluciones eficaces para todos estos problemas.

Desde luego, la maternidad es algo maravilloso y debe disfrutarse al máximo, pero si una mujer siente cualquier tipo de complejo físico después de dar a luz, no debe conformarse y asumir que eso es “lo normal”. Si podemos mejorar estos problemas mediante cirugía, es necesario que las mujeres conozcan esta posibilidad y decidan si quieren someterse a estas intervenciones para recuperar su aspecto anterior.

De esta forma, nos gustaría aportar nuestro granito de arena para que este periodo excepcional y precioso no sea sólo una época para cuidar del recién nacido sino también de la reciente mamá.