22 septiembre, 2014

drvernetta.com

Las causas de un cutis apagado y sin vida. Los 5 enemigos de nuestra piel.

Es cierto que el hecho de haber disfrutado de unas buenas vacaciones puede ser nuestro mejor tratamiento de belleza.
El estrés es una de las causas de que nuestra piel no luzca radiante pero hay otras más que debemos tener bien presentes:

1. El tabaco es uno de los motivos más frecuentes para que la piel parezca apagada y sin vida. Todos sabemos que el tabaco es perjudicial para el corazón o los pulmones pero mucha gente no conoce el terrible daño que produce sobre la microcirculación cutánea y, por lo tanto, sobre la apariencia de nuestra piel.

2. El sol es un enemigo de la piel algo más conocido por todos aunque muchas veces seguimos ignorándolo. En dosis moderadas y con protección, el sol es fantástico para nuestro organismo, nos ayuda a sintetizar determinadas hormonas y regula nuestro humor. Pero, sin una protección adecuada, la radiación solar es tan intensa que es capaz de producir daños en el propio ADN de nuestras células de forma similar a ciertos productos químicos tóxicos o al propio tabaco.

3. Los productos químicos. El exceso de ciertos productos sobre la piel también puede ser perjudicial. Determinados elementos que encontramos en algunos maquillajes, cremas, etc, pueden impedir una correcta transpiración o pequeñas reacciones alérgicas que condicionen una piel con un aspecto poco saludable. Es importante retirar correctamente el maquillaje al llegar a casa y procurar no llevarlo durante demasiadas horas.

4. El estrés. Como hemos dicho, las vacaciones suelen ser balsámicas para nuestra piel puesto que la ansiedad se refleja habitualmente en ella. De igual forma, es importante dormir bien y suficientes horas para que los mecanismos de regeneración cutánea tengan lugar a un ritmo y eficacia adecuados.

5. La alimentación: una alimentación adecuada y equilibrada aportará nuestra piel todos aquellos componentes necesarios para su reparación y crecimiento. Aunque no nos demos cuenta, nuestra piel está en continuo crecimiento y se forman células nuevas constantemente en las capas profundas que van migrando lentamente hacia la superficie. Una dieta sana contribuye a este funcionamiento normal y una dieta demasiado rica en grasas y pobre en vitaminas hace que este proceso se vea afectado y sea de mala calidad.

En el próximo post os hablaremos sobre los mejores tratamientos para lucir una piel radiante a la vuelta de las vacaciones.