3 julio, 2018

drvernetta.com

Hoy os hablamos sobre un tema de máxima actualidad.

Hace poco, en algunos programas de televisión se ha puesto de manifiesto que muchas páginas web que publicitan clínicas y médicos que se dedican a la estética, no están interesadas en la calidad de sus profesionales y llevan a grandes decepciones a sus usuarios.

Las opiniones de supuestos pacientes satisfechos que aparecen en ellas pueden ser falsas e interesadas, por lo que pueden guiar al usuario a una trampa con malas consecuencias.

En un principio, cualquiera puede anunciarse en estas páginas ya que no solicitan que se les envíe ningún título de especialista ni documentación legal para abrirnos una cuenta. Posteriormente, no existe un control por parte de la web sobre la calidad y veracidad de los comentarios ni sobre la calidad real de sus profesionales.

Nosotros mismos hemos tenido que borrarnos de alguno de estos portales porque nos pedían abrir cuentas “Premium”. Encontramos que estaban redirigiendo a usuarios que preguntaban por nosotros a otros profesionales “que pagaban más”.

En un primer momento, internet es una gran herramienta para buscar cirujano plástico pero debemos informarnos también de las webs que garantizan la calidad de sus médicos, informan correctamente de las licencias y especialidades de cada uno e indican en cada caso si se trata de cirujanos plásticos titulados o médicos con otras especialidades que se dedican a la cirugía estética sin la correspondiente acreditación oficial (recordemos que sólo en España hay unos 10.000).

Es importante realizar una primera búsqueda por internet antes de visitar a un cirujano plástico. Lo interesantes es hacer una selección de entre 2 y 4 profesionales para, posteriormente, realizar una visita física con cada uno de ellos.

Pero, sin duda, el momento fundamental a la hora de tomar la decisión acerca de dónde y con quién someternos a una cirugía es en esa consulta cara a cara con el médico. Por ello, siempre insistimos en realizar esas entrevistas, aclarar todas las dudas y confiar en el profesional cuando lo tenemos enfrente.

Las páginas web y la publicidad en general siempre son un buen punto de partida pero nunca deben ser el factor determinante a la hora de tomar una decisión tan importante.