10 julio, 2014

drvernetta.com

La liposucción, ¿es tan fácil como parece?

Básicamente, la liposucción consiste en aspirar la grasa que sobra en una zona determinada del cuerpo. Este planteamiento tan simple ha llevado a la falsa creencia de que se trata de una intervención sencilla que puede realizarla cualquiera.

Nada más lejos de la realidad. Verdaderamente se trata de una intervención muy agradecida en buenas manos puesto que muchas veces puede realizarse sin ingreso y con anestesia local o epidural, pero la técnica en sí es realmente compleja y requiere a un cirujano experto.

La buena técnica de liposucción se basa en movimientos acompasados y rítmicos de la cánula de aspiración para conseguir un resultado homogéneo y sin depresiones. Es necesario un buen conocimiento de la anatomía para saber qué zonas pueden aspirarse de forma más agresiva y qué otras van a producir una flacidez de la piel (por ejemplo, la cara interna de los muslos o el abdomen por encima del ombligo deben aspirarse con sumo cuidado).

Además, por estar trabajando con grasa, es muy importante realizar esta técnica en un ambiente de máxima esterilidad como un quirófano del mejor nivel. Es totalmente falsa la creencia de que una liposucción puede hacerse en cualquier lugar como en un quirófano improvisado o un consultorio médico.

Finalmente, para obtener el mejor resultado, en algunos casos será necesario inyectar la grasa extraída en alguna otra zona que lo requiera (lipoescultura) .

Todo ello hace imprescindible que esta cirugía que parece sencilla sea realizada por un cirujano plástico titulado y experto en un centro médico con todas las garantías.