3 septiembre, 2015

La industria de los implantes de mama.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo elegir un buen implante de pecho pero hoy nos gustaría hablar de los estándares de seguridad y de por qué los implantes actuales son tan buenos cuando los comparamos con las prótesis que utilizábamos hace 15 años.

El escándalo que hubo hace unos años con las prótesis PIP sirvió para poner a los fabricantes de implantes cada uno en su lugar. Por un lado tenemos a los fabricantes que cumplen los requisitos sanitarios internacionales con sus marcajes CE y FDA y después tenemos a los que no los cumplen.

Este tema es importante porque debemos ser conscientes que los implantes mamarios son uno de los productos que se somete a más controles de calidad y seguridad en el mundo. Los encargados de realizar estas evaluaciones son las autoridades sanitarias europeas (CE) y americanas (FDA).

Cuando uno de estos productos recibe el visto bueno de estas organizaciones podemos estar seguros de su calidad y seguridad. De hecho, las marcas reconocidas con estos sellos en Europa y América (Allergan, Eurosilicone, Sebbin, Polytech, Nagor, Mentor…) ofrecen actualmente garantía para toda la vida en sus implantes.

Realmente nos encontramos con productos como nunca antes habíamos tenido a nuestra disposición, prótesis de tacto natural, que no hay que cambiar nunca, que no se deterioran ni se rompen de forma espontánea y que tienen las tasas más bajas de complicaciones de la historia de la cirugía plástica.

Por ello, siempre insistimos a nuestras pacientes en que pueden estar tranquilas con sus implantes cuando elegimos una de estas marcas y, al mismo tiempo, les aconsejamos enérgicamente que nunca elijan una marca no reconocida puesto que el pequeño ahorro económico que supone en un primer momento puede convertirse en un gasto imprevisto a medio plazo.