17 Julio, 2014

drvernetta.com

La importancia de las credenciales.

Hace pocos días, apareció un artículo en las redes sociales que puso de manifiesto algo importante: los pacientes cada vez tienen más información acerca de las intervenciones de estética gracias a Internet, pero se pierden a la hora de encontrar un profesional con garantías para realizarlas.

Es posible que usted también desconozca la diferencia real entre un “cirujano cosmético” y un “cirujano plástico”.

http://www.smartbeautyguide.com/news/news-and-trends/plastic-surgeon-cosmetic-surgeon-s-difference#%2EU7v9ek3lp9B

La diferencia radica básicamente en la formación y eso ya es decirlo todo. La especialidad de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética es una especialidad regulada por los Ministerios de Sanidad y Educación de todos los países de la UE y de Estados Unidos. Se rige, como todas las especialidades médicas oficiales, por un programa formativo estricto y completo, impartido sólo en centros hospitalarios de primer nivel.

La única forma de acceso a estos programas formativos es por la vía de oposición MIR en España de forma muy restrictiva (este año 2014, el “peor” aspirante a cirujano plástico que obtuvo plaza en España fue la 346ª mejor nota de entre 11.554 aspirantes) y supone 5 años de formación intensiva que garantiza la capacidad de los especialistas.

Los llamados cirujanos cosméticos son médicos de cualquier especialidad (médico de familia, cirujano general, reumatólogo, ginecólogo, etc…) que han realizado una formación específica en forma de Máster o similar que les “acredita” para la realización de pequeñas intervenciones de cirugía estrictamente cosmética no reconstructiva.

La “cirugía cosmética” no es una especialidad médica oficial, es sólo un postgrado que ni siquiera se encuentra reconocido y estructurado por los organismos oficiales en el momento actual.

Así pues, a la hora de buscar un cirujano para realizar una intervención de estética, es importante pedir referencias para saber el tipo de titulación que ostenta el profesional y el nivel formativo antes de encontrarnos con sorpresas desagradables.