21 junio, 2016

 

www.drvernetta.com

Ponernos en buenas manos.

En este blog hacemos hincapié a menudo en la importancia de escoger a un buen especialista antes de someternos a cualquier intervención.

Hace unos días nos hacíamos eco de la noticia de que la Agencia Española del Medicamento había emitido un anuncio en el que reconocía que solamente los especialistas en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética tienen la formación necesaria para trabajar con prótesis mamarias.

https://www.aemps.gob.es/…/NI-PS_09-2016-Implantes-mamarios…

Y es que en nuestro país todavía hay muchos médicos sin esta titulación que se dedican a realizar este tipo de procedimientos. Los pacientes deben saber que cualquier médico que se refiera a sí mismo como “cirujano estético”, “especialista en cirugía cosmética” o títulos similares, NO es un cirujano plástico.

La titulación de “cirugía estética” NO existe. Para poder realizar una cirugía de carácter estético, el único título oficial existente es el de “Cirujano Plástico, Reparador y Estético”, si bien hay algunas intervenciones concretas de estética que pueden realizar también otros especialistas como dermatólogos y cirujanos maxilofaciales.

De la misma forma que no deberíamos confiar en un cirujano plástico para que nos extirpase un tumor cerebral o en un digestólogo para que atendiese un parto o en un neurólogo para que operase una fractura de cadera, tampoco deberíamos confiar jamás en un médico sin una titulación adecuada oficial para realizar intervenciones estéticas.

El anuncio de la Agencia Española del Medicamento respecto al uso de implantes de silicona es importante pero es insuficiente ya que, en realidad, sorprendentemente, en España no es ilegal que un neurólogo opere una cadera siempre que reconozca cual es su especialidad real y que no diga que es traumatólogo (que es el especialista realmente cualificado para esa intervención).

Cualquier paciente tiene el derecho y el deber de informarse de si su cirujano está debidamente titulado antes de ponerse en sus manos.

Mientras que en nuestro país no sea considerado como ILEGAL que un médico sin la titulación adecuada realice una u otra cirugía, es necesario que el público general conozca sus derechos y sea consciente que muchos cirujanos que ofrecen sus servicios en el campo de la estética en España no lo hacen con una titulación que garantice la calidad de su trabajo ni la seguridad de sus pacientes.