31 Diciembre, 2015

www.drvernetta.com

 

El Sol (2)
 
Continuamos hablando del envejecimiento solar.
 
Hoy trataremos sobre el adelgazamiento de la piel que se produce debido a la exposición solar continuada. Este adelgazamiento es responsable de la aparición de arrugas finas por toda la cara y de una disminución en el tono y la tersura de la piel. En las fases iniciales de este proceso, relativamente fácil prevenir e incluso revertir los daños causados en la piel. Sin embargo, en fases más avanzadas, estas arrugas se convierten en verdaderas cicatrices que son muy difíciles de eliminar y la piel adquiere una textura similar al cuero.
 
Uno de los tratamientos más eficaces para volver a hidratar Y recuperar el grosor de la dermis es la realización he inyecciones de ácido hialurónico puro fluido por toda la piel de la cara y el escote. Esto es lo que conocemos como Skin Boost, del que ya os hemos hablado en otras ocasiones https://www.youtube.com/watch?v=c_sAHDYgo3c
 
Pero el tratamiento más novedoso a la hora de recuperar estos daños causados por el sol es, sin duda, el láser fraccionado no ablativo de erbio. Este láser es capaz de estimular directamente las capas profundas de la dermis sin alterar la capa protectora de nuestra piel (epidermis). Por este motivo se trata de un tratamiento extremadamente eficaz al mismo tiempo que muy seguro.
 
El tratamiento con láser fraccionado tan sólo produce enrojecimiento de la piel durante unas 24 horas y es muy eficaz a la hora de solucionar las arrugas finas y la pérdida de elasticidad que se producen debidas a la exposición solar continuada.
 
Antiguamente, los tipos de láser que se utilizaban para rejuvenecer el rostro, producían una lesión de la epidermis, por lo que los pacientes experimentaban molestias y debían permanecer en casa durante una semana. Con estos nuevos equipos de láser fraccionado no tenemos ninguno de estos inconvenientes.
 
En nuestra próxima entrada, hablaremos brevemente de los distintos tipos de tumores que puede producir la radiación solar y que suponen una amenaza tanto para la salud del paciente como para su aspecto.