3 septiembre, 2015

www.drvernetta.com

 

¿Qué es la cirugía íntima?

 

Cada vez se oye hablar más acerca de este término y muchas pacientes acuden a nuestra consulta preguntando por ello.

Entendemos como cirugía íntima toda aquella encaminada a corregir algún problema estético en la zona de los genitales.
Habitualmente, se trata de pequeños defectos de fácil corrección pero muchas pacientes no se atreven a consultar por vergüenza o desconocimiento.

Uno de los problemas más habituales y más fáciles de solucionar es el exceso de labios menores. Muchas mujeres presentan unos labios menores excesivamente grandes que les resultan poco atractivos o que incluso pueden producirles molestias en su vida íntima. Esta circunstancia puede solucionarse de forma muy sencilla “recortando” el exceso de labio.

Se trata de una intervención que puede realizarse bajo anestesia local y sin ingreso. El postoperatorio también es muy agradecido, sin dolor y con un reposo relativo de una semana.

Otra intervención cada vez más solicitada es el relleno de los labios mayores con grasa de la propia paciente. Con la edad, sobretodo tras la menopausia, se produce una atrofia de la grasa en los labios mayores y éstos pierden volumen y tersura. Mediante la inyección de grasa podemos recuperar este volumen perdido y restaurar el aspecto juvenil de la región genital externa. Esta también es una intervención muy sencilla que no requiere ingreso ni un postoperatorio molesto.

En algunos casos necesitamos hacer lo contrario, es decir, reducir el volumen de los labios mayores o del monte de venus. En este caso, la cirugía puede requerir desde una pequeña liposucción hasta una resección del tejido sobrante. En el primer caso también estamos hablando de una intervención extremadamente sencilla y agradecida mientras que, si es necesaria la resección de tejido, el postoperatorio puede ser un poco más pesado.

La cirugía íntima “interna” para recuperar el tono y la elasticidad de la vagina tras los partos es una cirugía extremadamente agradecida por todas las mujeres que se someten a ella. Consiste en recortar los tejidos sobrantes del interior de la vagina para que ésta vuelva a recuperar un diámetro, una elasticidad y una firmeza juvenil. Es una intervención extremadamente satisfactoria si bien el postoperatorio también es algo más largo que en las cirugías anteriores. Por ello, esta técnica está empezando a practicarse con láser de erbio en lugar de bisturí, obteniendo resultados similares con un postoperatorio más corto.

La cirugía íntima masculina es todo un mundo a parte pero básicamente puede realizarse alargamiento y engrosamiento del pene. Ambas técnicas son eficaces pero, al contrario que las técnicas femeninas, presentan efectos secundarios a tener en cuenta. Por ello, la cirugía íntima masculina debe plantearse en términos de beneficio/riesgo y no es adecuada para todos los hombres.

Para la cirugía íntima femenina, en general, se trata de técnicas eficaces, sencillas, sin efectos secundarios y con postoperatorios muy llevaderos. Por lo tanto, cualquier problema estético o funcional genital femenino como mínimo se merece una consulta.

 

www.drvernetta.com