3 Septiembre, 2015

www.drvernetta.com

Sobre las inyecciones de biopolímeros.

Todavía hoy en día llegan muchas pacientes a nuestra consulta preguntando por los rellenos sintéticos permanentes. Los rellenos antiguos de materiales plásticos derivados de la silicona (biopolímeros) están prohibidos en la mayoría de países del mundo dadas sus importantes complicaciones.

En la actualidad existen materiales de relleno sintéticos de gran calidad como los metacrilatos pero a pesar de ser productos bien diseñados no dejan de presentar complicaciones a largo plazo.

Y es que cualquier producto que nuestro organismo no sea capaz de eliminar de forma espontánea está condenado a producir efectos indeseados con el paso de los años. A priori pueden parecer ventajoso ya que el/la paciente se somete a una sesión de inyección y nunca más debe repetirla para mantener el resultado. Pero lo cierto es que nuestro cuerpo cambia con el tiempo y estas sustancias, en el mejor de los casos, pueden cambiar de posición o resultar poco naturales a medida que nuestros tejidos envejecen.

En el peor de los casos, los rellenos permanentes sintéticos pueden formar quistes, granulomas o infecciones que se cronifican y que resultan muy difíciles de solucionar.

Cuando hablamos de rellenos con biopolímeros la cosa se complica aún más y las complicaciones pueden ser dramáticas. Por suerte, estos materiales de relleno raramente se ven en nuestro país y sólo siguen utilizándose en países como Venezuela o Colombia a pesar de estar oficialmente prohibidos.

De hecho, el último balance lo ofreció la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica y Reconstructiva (SVCP) en enero de 2015, apuntó que al menos 30 % de las venezolanas portan estas sustancias. Para esa misma fecha, el Ministerio de la Salud recibió un promedio de 500 denuncias de personas afectadas, sin tomar en cuenta a quienes prefirieron mantener su anonimato.

El problema de los biopolímeros en estos países de Suramérica es realmente preocupante puesto que cada año se registran miles de casos con complicaciones más o menos graves y no existen tratamientos eficaces más allá de la retirada quirúrgica de la sustancia a costa de dejar cicatrices visibles en la piel.

Por todo ello, recomendamos encarecidamente usar rellenos reabsorbibles como los de ácido hialurónico o, en su caso, rellenos permanentes a base de grasa del propio paciente obtenida mediante liposucción (lipofilling), que proporcionan resultados más naturales y sin tantos riesgos.

Http://www.drvernetta.com