7 enero, 2014

Exfoliacion

Hoy seguimos hablando del aumento de pómulos.

Esta técnica puede realizarse inyectando grasa del propio paciente o ácido hialurónico en la profundidad de la región del pómulo.

El ácido hialurónico nos proporciona un volumen natural sin necesidad de cirugía y en pocos minutos bajo anestesia local. La duración de su efecto es de aproximadamente un año.

Las inyecciones de grasa autóloga requieren ser realizadas en quirófano aunque pueden hacerse con anestesia local sin problemas; el procedimiento es un poco más laborioso pero tienen la ventaja de que el efecto es mucho más duradero.

En ambos casos, la técnica consiste en inyectar estas sustancias mediante unas cánulas muy finas de forma que las incisiones son totalmente invisibles. La grasa o el ácido hialurónico se sitúan en la profundidad del pómulo, justo por encima del hueso. De esta forma se consigue un volumen homogéneo y de tacto completamente natural.