3 enero, 2014

cara triangulo

El aumento de pómulos se ha convertido en los últimos años en una de las intervenciones más solicitadas. Su éxito radica en la sencillez del procedimiento, la posibilidad de reincorporarse a la vida social y laboral de inmediato y a sus fantásticos resultados.

El objetivo de esta técnica consiste en dar volumen en la zona malar y el arco cigomático de los pómulos. De esta forma conseguimos cambiar la apariencia visual de la cara al redistribuir de forma harmoniosa los volúmenes.

Las caras atractivas y jóvenes tienen mayor volumen en la región media y menor volumen en la región inferior (como si fuese un triángulo con el vértice hacia abajo). En las caras envejecidas ocurre lo contrario y presentan una pérdida de grasa en los pómulos mientras que la piel de las mejillas se descuelga hacia abajo. Esto da a la cara añosa un aspecto de triángulo con el vértice hacia arriba.

Con la cirugía de aumento de pómulos conseguimos una redistribución de volúmenes de forma que devolvemos la plenitud al tercio medio de la cara haciendo que el tercio inferior tenga una apariencia más afinada.

En nuestro próximo post hablaremos de la técnica y de los materiales de relleno que podemos usar.