1 Mayo, 2014

drvernetta aumento de mama

Seguimos hablando de la cirugía estrella de la primavera.

Una vez hemos decidido qué tipo de prótesis debemos usar en una paciente en concreto, es hora de decidir:

¿En qué plano debemos colocar el implante?

Existen básicamente 3 planos posibles donde situar una prótesis de mama: Subglandular (entre la glándula y el músculo pectoral), submuscular (por debajo del músculo pectoral) o “Dual-Plane” (la mitad superior del implante por debajo del músculo y la mitad inferior del implante por debajo de la glándula.

No hay un plano mejor o peor en términos absolutos, en este caso también es necesario individualizar para cada paciente. Las prótesis en el plano Subglandular (o subfascial) son sencillas de colocar y no afectan en absoluto a la función muscular, por lo que es el plano más adecuado para las deportistas muy activas (de élite). Sin embargo, es necesario que la paciente tenga una buena cobertura cutánea o se notarán mucho los rebordes del implante.

Para pacientes delgadas con poca cobertura cutánea, preferimos el plano submuscular. En este plano, el músculo pectoral recubre totalmente a la prótesis y “disimula” y suaviza sus bordes, de forma que el resultado es mucho más natural que en el plano subglandular para las pacientes más delgadas.

El problema del plano submuscular es que el músculo pectoral tiene unas inserciones muy fuertes a nivel de las costillas, lo que puede provocar que las prótesis queden un poco altas en algunas pacientes (sobretodo las más deportistas).

Para solucionar este pequeño problema, se desarrolló el plano dual “Dual-Plane”, gracias al cual desinsertamos el músculo de las costillas y permitimos que la prótesis caiga de forma más natural por debajo de éste. El músculo sigue cubriendo la parte superior del implante por lo que mantenemos esos rebordes suaves pero las prótesis quedan más naturales en su margen inferior.

Lo más importante, una vez más, es que cada paciente tiene su indicación y su plano ideal.