16 Septiembre, 2016

www.drvernetta.com

Hoy os queremos comentar acerca de una peligrosa práctica que han puesto de moda las redes sociales este pasado verano.

Se trata del “Ab Crack”, que consiste en forzar tanto la musculatura abdominal que llegue a romperse el tejido conectivo que une los llamados músculos rectos.

Esta práctica produce un hundimiento a nivel de la linea media del abdomen mientras que los músculos rectos aparecen tonificados.

Esta situación se conoce médicamente como dehiscencia de rectos y ya os hemos hablado de ella en alguna ocasión puesto que es una consecuencia habitual de los embarazos.

Dejando a un lado el supuesto y dudoso beneficio estético de esta moda, la dehiscencia de rectos puede producir herniaciones del contenido abdominal, dolor e, incluso, problemas que requieran una intervención quirúrgica de urgencia.

Una vez producida esta lesión, la reparación de la musculatura en la linea media sólo puede conseguirse mediante cirugía, lo que denominamos “plicatura de rectos”.

La plicatura de rectos es una intervención eficaz que realizamos habitualmente en la mayoría de las abdominoplastias o en mujeres que han sufrido problemas musculares durante el embarazo pero parece absurdo tener que realizar una cirugía como esta para solucionar una lesión que nos hemos producido nosotros mismos por una moda en Instagram, ¿verdad?